La Ley
Frederic Bastiat

    La Ley

    ¡La ley pervertida! ¡Y los poderes del estado para guardar el órden pervertidos junto con ella! ¡La ley, digo yo, no sólo ha cambiado de rumbo desviándose de su propósito correcto, sino que además ha tomado un rumbo enteramente contrario a su propósito! ¡La ley se convierte en el arma de todo tipo de avaricia! ¡En vez de controlar el crímen, la ley misma es culpable de cometer las maldades que se supone que ella castigue!

    Si ésto es cierto, es un hecho grave, y la obligación moral me requiere que le llame la atención a mis conciudadanos sobre ésto.

    La Vida Es un Obsequio de Dios

    Gozamos el obsequio de Dios que incluye a todos los demás. Este obsequio es la vida--la vida física, intelectual y moral.

    Pero la vida no se puede mantener por sí sola. El Creador de la vida nos ha entregado la responsabilidad de preservarla, desarrollarla, y perfeccionarla. Para que podamos lograr esto, El nos ha otorgado muchas facultades maravillosas. El nos ha puesto en medio de una variedad de recursos naturales. Al aplicar nuestras facultades a estos recursos naturales, los convertimos en productos, y los usamos. Este proceso es necesario para que la vida pueda desarrollar su curso designado.

    La vida, las facultades, la producción--en otras palabras, la individualidad, la libertad, la propiedad--ésto es el hombre. Y a pesar de la astucia de los líderes políticos diestros, estos tres obsequios de Dios preceden toda la legislación humana, y son superiores a ella.

    La vida, la libertad, y la propiedad no existen porque los hombres hayan hecho leyes. De lo contrario, el hecho que la vida, la libertad, y la propiedad existían antes, es lo que causó que los hombres hicieran leyes en primer lugar.

    Próximo

    Página principal

    Correl a la: Anfitriona

    Volver al: Freedom's Home Page

    Lillian Martinez, Anfitriona
    - Voice
    - FAX

    USA

    Copyrightę 2000, The XLData Net
    All Rights Reserved
    Created -- 1/12/2000
    Revised -- 8/25/08